To be or not to be

 

To Be or Not to BeLa decisión de comenzar nuevas etapas o de realizar propósitos que puedan significar un cambio importante en nuestros hábitos, no solamente se producen con los cambios estacionales o a la finalización de determinados períodos de tiempo, donde recapacitamos sobre nuestra vida y de cómo queremos afrontar lo que nos queda de ella, sino que de forma general, se producen cuando una circunstancia o hecho significativo nos pone ante la tesitura del cambio.

En general, estamos viviendo un cambio importante en la forma en la que los profesionales se relacionan laboralmente con las empresas e incluso, con otros profesionales. El mercado de trabajo está evolucionando hacia la especialización individual, ante la creación de un espacio de servicios gestionados bajo el formato legal de las distintas YO, S.L. y ante lo que podemos denominar un espacio laboral más competitivo, donde las habilidades deben sobresalir, pero también deben desarrollarse aquellas referidas a la  venta activa de nuestro diferencial.

Cuando nos encontramos ante situaciones de vacío tras la pérdida de puesto de trabajo, el gran reto no supone, ni mucho menos, la aceptación de esta nueva situación, (tarea especialmente difícil tras años de dedicación y exclusividad), sino el decidir qué camino tomar de ahora en adelante. Al igual que cuando rompes con una pareja, a la que te ha unido un largo sinfín de experiencias, la angustia se genera, en la mayoría de los casos, por la incertidumbre de si llegaremos a ser aceptados por una nueva pareja, más que por el dolor de la pérdida en sí.

Afortunadamente para las empresas y para los profesionales que deciden adherirse a este nuevo sistema de relación en formato freelance, está demostrado que se genera un modelo no solamente de flexibilidad, sino de reconocimiento explícito del profesional, quien por su parte trabaja de forma productiva y se preocupa sobremanera de mantener sus aptitudes y competencias, además de promocionarlas debidamente. En definitiva, lo que cualquier empresa definiría como el perfil optimo a solicitar para un profesional, al que le gustaría incorporar en sus filas.

Es cierto que el profesional autónomo tiene dificultades añadidas por su condición de semi-empresario, pero sin duda es una fórmula que actualmente ofrece múltiples oportunidades facilitando el acceso a un mercado laboral, que en algunos casos no sería posible bajo modelos más tradicionales de contratación

Sin duda es importante la estabilidad laboral, al igual que lo es en la pareja, pero también es importante descubrir que tras una larga relación, mantienes tu atractivo para alguien más, aunque sea por temporadas y no para siempre. La satisfacción de sentirse valorado, y  querido, no por una, sino por distintas personas a lo largo del tiempo, sin duda contribuye a aumentar la confianza en nosotros mismos, así como a cuidar aquellos aspectos que mantienen nuestro atractivo (personal y profesional). No es la única fórmula, pero de esta forma podremos llegar a encontrar de nuevo la estabilidad en la relación, es decir realizaremos el cambio definitivo y no de forma estacional.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

*